Contacto +57 653 3000

➤ Bioseguridad en Avicultura | La Guía Definitiva para tus Granjas Avícolas

Importancia de la bioseguridad en Avicultura

Rafael Lera

Técnico Veterinario | Especialista en Avicultura de puesta. Hendrix Genetics

6 de junio de 2022

Te Presentamos la Guía más Completa con Todo lo que Debes Saber sobre la Bioseguridad en tus Granjas Avícolas

Lograr buenos resultados con sus galpones depende en gran medida del estado de salud de sus pollitos, pollitas o gallinas ponedoras. Un buen estado de salud es muy importante por dos razones principales: Las gallinas sanas son productoras más eficientes, ya que las enfermedades suponen un coste energético que afecta a su rentabilidad. En segundo lugar, el objetivo de mantener gallinas ponedoras es producir huevos seguros y de alta calidad. Los huevos tienen que ser seguros para el consumo humano, libres de patógenos y de cualquier otra contaminación. Los programas de bioseguridad se instalan para mantener un buen estado de salud. La bioseguridad es la clave para la prevención de enfermedades, junto y en cooperación con programas de vacunación hechos a medida y programas de erradicación de enfermedades. Hay que respetar toda la legislación nacional y local, los reglamentos y las restricciones medioambientales. Prevenir es siempre mejor y más barato que curar.

Para poner en marcha un programa de bioseguridad, hay que entender:

¿Qué es la Bioseguridad?

  • La bioseguridad es la prevención de la introducción de enfermedades
  • La bioseguridad significa minimizar el riesgo de entrada de patógenos en una granja y en una nave (galpones)
  • La bioseguridad es la exclusión, la erradicación o la gestión eficaz de los riesgos.
  • La bioseguridad consiste en reconocer los riesgos y actuar en consecuencia
  • Las enfermedades pueden ser transmitidas por el aire a una distancia limitada
  • La enfermedad puede llegar con la introducción de aves contaminadas (contacto directo)
  • La enfermedad puede introducirse, adherida a los visitantes/trabajadores/roedores/moscas/camiones/materiales/alimentos/equipos (contacto indirecto)

La parte más importante de los programas de bioseguridad suele ser cambiar la forma de pensar sobre lo que está limpio y lo que está sucio, y actuar en consecuencia. La comprensión de las razones por las que se aplican determinadas medidas de bioseguridad en una explotación puede ayudar significativamente a persuadir al personal de que se comporte de acuerdo con estas normas. Las medidas de bioseguridad deben ser sencillas, fáciles de entender, acordadas y supervisadas.

Bioseguridad en Aves de Corral

Alojamiento y Bioseguridad

Lo ideal es que sus naves estén situadas bien alejadas de otras naves y que se gestionen según los principios de «todo dentro, todo fuera», para evitar la contaminación entre parvadas de diferentes edades. Cualquiera que sea el estilo de construcción, los gallineros deben estar construidos de forma que puedan limpiarse y desinfectarse fácilmente y a fondo entre las parvadas. En los climas fríos y templados, las paredes y los techos deben contener un aislamiento con barrera contra la humedad y materiales a prueba de roedores. La altura del techo debe ser adecuada para una correcta ventilación. El equipo utilizado en el gallinero debe estar diseñado para facilitar el acceso y la retirada para la limpieza, el mantenimiento y las consideraciones de bioseguridad.

Observar una estricta separación entre el exterior y el interior de las instalaciones de la granja. Instalar vallas y facilitar el principio de camino limpio/camino sucio para la entrega de piensos y la retirada de estiércol y aves muertas. Esto evitará el contacto indirecto entre las aves de diferentes granjas/casas. No permitir la entrada de camiones y coches en la parte limpia de las instalaciones. También es importante mantener la estricta separación entre el exterior y el interior de los gallineros. Esto puede llevarse a cabo de forma muy sencilla: cambiándose de ropa y calzado y lavándose y desinfectándose las manos antes de entrar en un gallinero. Lo ideal es que los equipos se dediquen exclusivamente a una nave y, si es necesario introducir equipos o herramientas de otra nave, deben desinfectarse cuidadosamente. También debe gestionarse el riesgo de entrada de vehículos en las explotaciones.

En el caso de los equipos que funcionan con electricidad, es esencial utilizar una fuente fiable de energía eléctrica. En las naves con ambiente controlado, es necesario contar con generadores de reserva y alarmas de corte de energía.

Las naves deben ser a prueba de roedores y aves para evitar la transmisión de enfermedades por parte de las aves silvestres. Todas las entradas de aire deben estar equipadas con redes para prevenir este riesgo. Deben colocarse estaciones de cebo dentro y fuera de las naves para controlar la actividad de los roedores. Deben revisarse regularmente (una vez al mes) para rellenarlos, y la frecuencia de la inspección debe aumentarse durante los brotes de actividad de los roedores. Los animales salvajes no deben tener acceso a los piensos y al agua para evitar las alimañas. Mantenga los insectos bajo control, ya que también pueden ser una fuente de contaminación. Debe vigilarse la actividad de los insectos para aplicar los tratamientos adecuados en el momento oportuno. Durante los periodos de cría y producción, sólo deben utilizarse insecticidas cuyo uso esté permitido cerca de los animales. Cuando se utilicen insecticidas, se recomienda encarecidamente su uso en el interior de la nave justo después del agotamiento y un segundo tratamiento, justo antes de la llegada de la parvada de reemplazo.

Los almacenes, donde se almacena el material que se utilizará en los gallineros, también deben estar libres de aves, roedores y moscas. El pienso puede ser un factor de riesgo importante para la Salmonella. Y asegúrese de comprobar que el agua potable está libre de patógenos, ya que el agua potable puede estar contaminada con E. coli, levaduras, mohos e incluso gripe aviar cuando se utiliza agua de superficie.

Personal y Visitantes

Las visitas deben estar estrictamente controladas, y los visitantes deben confirmar que no han tenido contacto reciente con otras aves durante al menos 48 horas (preferiblemente 72 horas). Debe llevar un control de los visitantes; puede hacerlo mediante un formulario de registro de visitantes. La entrada debería realizarse a través de un guardarropa con una muda completa de ropa y botas y, si es posible, después de ducharse. Hay que tener especial cuidado con las botas, que deben desinfectarse siempre antes de entrar en los gallineros. El diseño del guardarropa debe mostrar claramente diferentes áreas con una zona sucia para retirar la ropa «civil», y otra limpia, en la que ponerse la ropa de la granja. Para evitar la contaminación cruzada, no se debe permitir que los empleados de la granja tengan aves de corral en casa. Para reducir el riesgo de contaminación de una casa a otra, es imprescindible contar con personal dedicado a cada parvada. Si esto no es posible, las visitas deben hacerse siempre en el orden de las naves más jóvenes a las más antiguas, y terminar con las parvadas enfermas/afectadas si las hay.

*Tenga en cuenta:

  • Los baños de pies con desinfectante o las almohadillas tratadas con desinfectante son difíciles de mantener y, por lo tanto, suelen ser inútiles.
  • ¡En todo momento, los perros y los gatos deben mantenerse fuera de la granja, ya que son potenciales transmisores de enfermedades que pueden afectar a sua aves.

Controle su Parvada

La avicultura se centra en las gallinas, que son las que producen los huevos. Si se hace un seguimiento minucioso de las aves, no sólo se puede saber mucho sobre la salud de la parvada, sino también sobre la calidad del alojamiento y los cuidados. Si observa de cerca la producción, la salud y el comportamiento de la parvada, podrá comprenderla. ¿Qué hay que comprobar? Además de comprobar el estado libre de enfermedades de su parvada, ya que esto le informará de la eficacia de su programa de bioseguridad, deben registrarse y controlarse los parámetros normales de producción para detectar cualquier anomalía (reducción de la puesta, del consumo de pienso o del peso corporal). Esta es la mejor manera de aplicar medidas correctivas tempranas para resolver cualquier problema que pueda surgir.

Bioseguridad en granjas avicolas

Resumen de los principales parámetros de producción que hay que controlar.

«Las aves muertas pueden ser una fuente de multiplicación de bacterias: asegúrese de retirar las aves muertas a diario. Elimine las aves muertas de forma higiénica, por ejemplo, no las almacene dentro del gallinero. Evite que los roedores e insectos tengan acceso a las aves muertas, ya que pueden propagar fácilmente los patógenos. Registre su mortalidad diariamente, registrando las mortalidades y haciéndolas visibles a través de un gráfico, puede identificar mejor cuando sus mortalidades se vuelven demasiado altas y le permite actuar a tiempo.»

Limpieza y Desinfección

Las bacterias y los virus pueden sobrevivir en el ambiente durante mucho tiempo. Tras el agotamiento de la parvada, las naves deben limpiarse y desinfectarse cuidadosamente, para evitar la contaminación con patógenos de la parvada anterior. La ausencia de animales permite un acceso sin obstáculos a todas las partes del galpón y del equipo, facilitando el programa de higiene final de limpieza y desinfección. Tan pronto como se haya agotado el stock, se debe empezar a trabajar. Cuanto antes se complete el programa, mayor será la reducción de patógenos potenciales antes de la reposición.

Hay tres tareas básicas que deben llevarse a cabo:

  1. Limpieza – el propósito es eliminar la materia orgánica y dejar todas las superficies visualmente limpias.
  2. Desinfección – el acto de higienizar las superficies «limpias».
  3. Tiempo de inactividad – el tiempo que el galpón esté vacío, herramienta muy eficaz para matar a los patógenos.

Existen diferentes proveedores de productos químicos y, por lo general, se necesitan productos diferentes para estas dos tareas: los detergentes se utilizan para la limpieza y los desinfectantes para la higienización. Hay detergentes disponibles que también tienen algunas propiedades desinfectantes, pero en el gallinero hay que asegurarse de aplicar un desinfectante adecuadamente formulado para salvaguardar la correcta desinfección del gallinero.

En la siguiente sección explicamos las diferentes fases de un programa de limpieza y desinfección adecuado, paso a paso.

Fase 1 – Eliminación

  1. Animales Vivos
  2. Animales Muertos: aves muertas y cualquier cadáver
  3. Piensos: si se planifica bien, esto se puede minimizar
  4. Equipos móviles
  5. Excrementos y basura
  6. Mientras la nave esté caliente, se recomienda tratar los ácaros/insectos.
  7. Poner cebos en abundancia para los roedores

Fase 2 – Preparación

  1. Sistema de bebederos – vaciar y rellenar con solución detergente
  2. Remojar – todas las superficies y equipos con solución detergente
  3. Limpieza de manos – cualquier elemento no resistente al agua

Fase 3 – Lavado

Lavado a presión de todas las superficies con solución detergente. Esto no debe limitarse a las superficies internas: también deben lavarse las zonas de acceso de hormigón, las entradas de aire, etc.

Fase 4 – Montaje

Volver a colocar los equipos móviles limpios en el gallinero cuando estén secos.

Fase 5 – Desinfección

Rociar todas las superficies previamente lavadas del edificio y del equipo con una solución desinfectante. Los conductos de agua deben limpiarse primero con un detergente de base alcalina y, después, con un detergente de base ácida, y luego enjuagarse a fondo. A continuación, rociar todas las superficies (especialmente los nidos y las tablillas) con productos químicos adecuados para el control de insectos y ácaros.

Fase 6 – Fumigación

Cerrar el edificio antes de la fumigación atmosférica con formol o un desinfectante adecuado.

Fase 7 – Período de Descanso Sanitario

El edificio debe mantenerse vacío durante al menos 2 semanas. Si se van a realizar trabajos de mantenimiento, se deben observar las precauciones normales de bioseguridad y repetir las etapas 5 y 6 antes de la llegada de la nueva parvada.

Fase 8 – Preparación para la Llegada del nuevo Lote de Aves

  1. Comprobar el buen funcionamiento de todo el equipo
  2. Abastecer el sistema de bebederos con agua fresca
  3. Los comederos deben permanecer vacíos
  4. Dependiendo de la época del año y de la parvada (pollitos de un día), se debe calentar el edificio

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.