Contacto +57 653 3000

Las Cosas que NO sabías sobre la Vacunación en Aves

Vacunación en Aves

Bart Stokvis

Técnico Veterinario, Hendrix Genetics

7 de febrero de 2021

Estrategias de Vacunación en Aves

En el año 2016, se produjeron casi 73,9 millones de toneladas métricas de huevos en todo el mundo (fuente: Statista). De ello se desprende que, el sector de las gallinas ponedoras desempeña un papel importante en el suministro de huevos seguros y asequibles a la población mundial. Para satisfacer esta demanda y teniendo en cuenta el número relativamente alto de aves individuales en las granjas avícolas, se han desarrollado estrictos sistemas de bioseguridad y gestión a lo largo de los muchos años de producción.

Prevenir las enfermedades avícolas y evitar los brotes es la clave para salvaguardar la salud y el bienestar de las aves. Los organismos causantes de enfermedades pueden clasificarse de menor a mayor: virus, micoplasmas, bacterias, hongos, protozoos y parásitos. Todos estos organismos, excepto los virus, son susceptibles de recibir tratamiento con antibiótico. Por lo tanto, la vacunación, como parte del programa de bioseguridad, puede ser la siguiente línea de defensa para proteger la salud de sus aves contra las enfermedades víricas. Además, estas vacunas también pueden desempeñar un papel clave en la protección de la salud de los consumidores, como en el caso del control de la Salmonella mediante la vacunación.

La vacunación de sus aves también puede contribuir a un uso responsable de los antibióticos, ya sea previniendo la enfermedad o reduciendo los signos clínicos para que se necesiten menos tratamientos médicos. Aunque los antibióticos sólo son útiles para curar las infecciones bacterianas, hay muchos casos en los que sus aves sucumben primero a una infección vírica, que da lugar a una infección bacteriana secundaria posterior que puede necesitar tratamiento con antibióticos (OMS).

Cuando ampliamos nuestros programas de cría hasta las 100 semanas de edad, nos planteamos la pregunta: “¿Seguirán siendo efectivas las vacunas, administradas durante la vida temprana de nuestras aves, cuando estas envejecen?”.

Sabemos que cuando las aves envejecen, la exposición a ciertas enfermedades es de mayor riesgo, ya que tanto la inmunidad como la protección vacunal disminuyen con la edad. Pero no sabemos exactamente durante cuánto tiempo se mantiene realmente la inmunidad después de la vacunación. La mayoría de los fabricantes y proveedores de vacunas para aves de corral no garantizan una protección de por vida tras una vacunación satisfactoria. Esta información puede encontrarse en los detalles del producto. Consulte a su proveedor, ya que los prospectos pueden variar según el país. La verdad es que hay insuficiente información de investigaciones por parte de la industria y los institutos de investigación sobre la protección prolongada de sus vacunas en las aves. Desde nuestra genética se trabaja activamente con estas organizaciones, instándolas a realizar más pesquisas sobre este tema.

La vacunación no sustituye el manejo eficaz de un lote de aves. Una de las acciones de protección más efectivas, es la prevención de patógenos que infectan a sus aves en primer lugar. Un mayor enfoque en el manejo general adecuado de la parvada, incluyendo programas intensivos de bioseguridad y sanidad, puede ser muy efectivo, pero tampoco garantizará una parvada libre de enfermedades.

La vacunación puede ser eficaz para reducir la enfermedad clínica, pero hay que tener en cuenta que las aves expuestas aún pueden infectarse y “diseminar” patógenos (son portadoras). En general, la vacunación antes de que la infección se produzca en una parvada es el mejor medio de protección.

Durante el periodo de cría usted puede beneficiar o dañar a sus aves. Si quiere que se conviertan en aves longevas y de alto rendimiento, debe asegurarse de que han recibido la preparación adecuada desde el primer día. La vacunación en la planta de incubación y durante el periodo de cría es más eficiente y eficaz, y se recomienda que la mayoría de las vacunas se administren a temprana edad.

No olvide consultar atentamente las etiquetas de los productos y póngase en contacto con su veterinario si requiere ayuda.

Antes de entrar en detalles sobre la vacunación de sus aves, una breve descripción de cómo funcionan las vacunas:

Las vacunas funcionan estimulando una respuesta inmunitaria en el ave sin causar la enfermedad en sí, es decir, imitando la infección natural. Si se vacuna a un ave sana, su propio sistema inmunitario responderá a la vacuna activando un ejército de células diseñadas para atacar y

destruir a los invasores antes de que causen daño al ave. Tras el ataque, quedan varias células especializadas del sistema inmunitario, llamadas células de memoria. Estas células de memoria recordarán el agente infeccioso contra el que el ave está vacunada. Si más adelante se produce un encuentro con el agente infeccioso, el sistema inmunitario de las aves es capaz de “detectar y destruir” rápidamente el agente infeccioso, lo que resulta en una protección contra la enfermedad y, por tanto, en la preservación de la salud productiva de sus aves. La inmunidad celular es una parte de la respuesta inmunitaria. La inmunidad humoral (anticuerpos) constituye la otra parte.

Plan de Vacunación en Aves

Los Principales tipos de Vacunas disponibles se clasifican en las siguientes clases:

Viva modificada (atenuada):

Contiene un patógeno intacto pero debilitado que estimula una respuesta inmunitaria pero no causa la enfermedad clínica en sí.

Inactivada (muerta):

Contiene un patógeno completamente inactivado que ya no es infeccioso. Estas vacunas inactivadas suelen contener un adyuvante, que es un compuesto añadido para mejorar la respuesta inmunitaria protectora.

Recombinante:

se produce haciendo uso de un virus vivo o una bacteria como vector para transportar el gen que codifica el antígeno protector de un segundo agente infeccioso para el que se desea la inmunidad. Esto estimulará una respuesta inmunitaria cuando se vacune al ave. Esta vacuna también se denomina vacuna vectorial.

Toxoide:

Se basa en las toxinas inactivadas producidas por los agentes patógenos. Estas vacunas estimulan la inmunidad de las aves y la protegen contra estas toxinas.

Vacuna de subunidades:

Incluyen sólo los antígenos que mejor estimulan el sistema inmunitario. Sólo contienen los antígenos esenciales y no todas las demás moléculas que componen el microbio, las posibilidades de que se produzcan reacciones adversas a la vacuna son menores.

Vacuna genómica:

La innovación más reciente en materia de vacunas, estas vacunas son muy prometedoras ya que llevan la inmunización al siguiente nivel tecnológico. Se basan en el principio de que cuando se introducen en el cuerpo los genes de los antígenos de un microbio, algunas células captan ese ADN. El ADN ordena entonces a esas células que originen las moléculas de antígeno. Esto induce a las células a secretar los antígenos y a mostrarlos en su superficie, es decir, las propias células del cuerpo se convierten en las fábricas de producción de vacunas.

En resumen, las vacunas para aves de corral son productos biológicos que inducen una respuesta inmunitaria contra los agentes específicos causantes de la enfermedad. Cuando se vacuna, el sistema inmunitario del ave reacciona mediante el ataque a un virus específico, produciendo así anticuerpos y creando también las células de memoria. Se sabe que cuanto más se exponga un ave al mismo virus, mayor será la respuesta de ataque y la protección resultante. Esta es la razón principal por la que la mayoría de los lotes de aves se vacunan varias veces contra la misma enfermedad.

La vacunación podría resultar estresante para las aves, no solo, por la manipulación de las mismas durante el proceso de administración de la inoculación (membrana del ala, los músculos del pecho o los ojos), sino que también por la respuesta inmunitaria estimulada, al generar una forma

de estrés que podría afectar negativamente al apetito del ave y, por ende, su crecimiento. Por lo tanto, es esencial un diseño objetivo de su programa de vacunación. Consulte a su veterinario para elaborarlo.

¿De qué depende un programa de Vacunación?

Algunas enfermedades están muy extendidas o son muy difíciles de erradicar y requieren un programa de vacunación rutinario. Como el programa de vacunación exacto depende de muchos factores (como la exposición a la enfermedad o las vacunas disponibles), no podemos recomendar un programa único para todos los lugares y situaciones del mundo.

En general, le aconsejamos que vacune a su lote de aves contra la enfermedad de Marek, la bronquitis infecciosa (IBV), la enfermedad de Gumboro (IBDV), la enfermedad de Newcastle y la encefalomielitis aviar.

Recuerde consultar a su veterinario para determinar el programa de vacunación óptimo para su situación particular.

Las vacunas pueden considerarse como una especie de seguro que hay que asumir para la protección contra un virus potencial. Los costos incluyen el precio del tiempo dedicado a diseñar el programa de vacunación, las vacunas y el costo de la mano de obra para vacunar a su parvada. Las vacunas no son inofensivas. Las reacciones posteriores a la vacunación pueden ser parte de los costos involucrados. La decisión de vacunar también debe basarse en el riesgo de infección para el área en la que se encuentra: si el riesgo de una enfermedad específica es bajo, es posible que no tenga sentido vacunarse contra ella, ya que los costos de la vacunación pueden superar los beneficios de la misma.

Para garantizar el éxito, el programa de vacunación de su parvada debe adaptarse a las necesidades de la zona, ya que las condiciones locales de desafío de la enfermedad varían según la dicha zona.

Recomendaciones al administrar las Vacunas:

  • Seguir siempre las instrucciones de los fabricantes de las vacunas a la hora de almacenarlas, manipularlas y administrarlas.
  • Llevar un registro del programa de vacunación.
  • Las vitaminas pueden administrarse un día antes de la vacunación y tres días después para minimizar el estrés, pero nunca mezcle las vacunas con el agua de bebida y las vitaminas.
  • Vacunar sólo a las aves sanas, aísle a las aves enfermas de la parvada.
  • En el caso de un tratamiento antibiótico en curso en el lote, consulte a su veterinario para decidir si debe retirar el tratamiento antibiótico antes de la vacunación.
  • Asegurarse de que el personal está formado en la administración correcta de las vacunas.
  • En el caso de las vacunas administradas a través del agua de bebida, asegúrese de que el sistema de bebida está limpio y que sigue el tiempo mínimo de bebida requerido según lo indicado por el fabricante de la vacuna. Deseche el agua de bebida, después lave los bebederos y proporcione agua fresca a sus aves.
  • Las vacunas vivas administradas a través del agua de bebida pueden ser destruidas por los desinfectantes del agua.
  • Asegurarse de que las vacunas se distribuyen correctamente por todo el galpón cuando se administran a través del agua o de la pulverización.
  • Monitorear el resultado de la vacunación (toma de vacunas, elaboración de perfiles)

En conclusión, las vacunas que se han administrado correctamente, con el contenido de antígeno apropiado y en el momento adecuado no siempre garantizarán la protección completa contra un desafío de enfermedad de campo. Se deben considerar muchas otras variables, así como las evaluaciones de rutina. Las vacunas pueden ser útiles para minimizar los impactos económicos de una determinada enfermedad en lugar de la prevención total en sus parvadas. Un programa de vacunación bien diseñado es clave, pero solo será eficaz cuando se combine con un manejo adecuado, una buena nutrición y un programa de bioseguridad bien seguido. La combinación de estos aspectos disminuirá significativamente la presión de la enfermedad y, por lo tanto, aumentará la probabilidad de que su parvada se desempeñe a su potencial genético, también cuando los mantenga por más tiempo.

Referencias

Artículo tomado de Hendrix Genetics.

Bart Stokvis, DVM and Freek Thomassen, DVM 6-02-2021. Hendrix Genetics.

Statista, 29-11-2018

OMS, 29-11-2018

Butcher, G.D. y Yegani, M. 2009. Investigating Vaccination Failure in Poultry Flocks, The Poultry Site 

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *